Apéndice

        • El titular es para atraer (lema-rema). En el subtítulo incluir la información del lead: where (dónde), when (cuándo), how (cómo), who (quién), what (qué) y why (por qué). También: para qué
        • Escribir en primera persona del singular, en presente, recreando historias, en la línea del Nuevo Periodismo (Tom Wolfe, Truman Capote…) (L’INFORMATIU de diciembre 2004 y de marzo 2007). Escribir también en tercera persona, lo que da mayor sensación de objetividad: este redactor=este soldado
        • Escribir como fotografía Diane Arbus, sin márgenes, incluyendo todo en el artículo, sin criba
        • Escribir como fotografía Henri Cartier-Bresson, «el instante decisivo» en la vida de los entrevistados (en las fotos, trabajar con tiempo, sin prisas, como en la Escuela Francesa)
        • Foto grande, en ángulo superior derecho. El texto entra por la foto
        • Los pies de las fotos han de incluir información complementaria a la que proporciona la imagen
        • Cinco minutos de sonido ambiente
        • Visitar el lugar de los hechos
        • Coordenadas espacio-tiempo: situar, en el lead, a los personajes. Lugar de la entrevista y momento
        • Influencias: Miguel Hernández (rabia), Henry Buckley (testimonio personal, «yo»), Janet Flanner (lenguaje), John Dos Passos (metáforas), Philip Roth y Martha Gellhorn (reflexión y opinión), John Steinbeck (temática)
        • Interpretar además de explicar. Buscar una tesis y redactar en función de su porqué, defenderla. En palabras del periodista Eugeni Madueño: «Al poco de comenzar deberías dar las claves de lo que hablas. El lid periodístico: qué, cuándo, por qué, dónde, cómo… Deberías tener una tesis, un porqué y una explicación sobre el porqué. Creo que al final el lector no se conforma solo con ver lo que le explicas, sino que quiere saber por qué pasa lo que le explicas». Explicar además de describir
        • No aceptar regalos monetarios. (En el caso de Marina d’Or, no aceptar alojamiento gratuito si luego el reportaje va a ser crítico.)
        • No mentir en una investigación, lo mismo que Woodward y Bernstein en Todos los hombres del presidente
        • Makinavaja: negar ante el juez. Teoría de los hechos consumados. Publicar primero (evitar el riesgo de la autocensura, de la presión)
        • Confianza: caso de Molly. Hacer que confíen en ti
        • Teoría de los Círculos Concéntricos, como en Gomorra, lo que hoy se conoce como networking
        • El Misterio de la Pirámide: evitar los cargos intermedios. Los de arriba acceden a hablar si es que puedes llegar hasta ellos. Lo mismo que hace Jon Lee Anderson en sus reportajes
        • Teoría de la Sospecha como elemento de discernimiento: sospechar siempre de las versiones, a menudo interesadas
        • El Valor del Silencio: las respuestas mudas también son respuestas
        • Recuerdo es realidad (como en BCN Tourist). Aquí y ahora
        • En las entrevistas no hacer preguntas cuyas respuestas se pueden incluir en la descripción del encabezamiento (no «¿cuántos años tiene?»). La entrevista es una conversación de café. No hay guion de pregunta-respuesta. A veces, se edita; a veces, no.

        La crónica es una observación. Trabajo de campo, etnología. A veces, observación participante; a veces, no.

        En el reportaje se deben contar todas las varillas de un abanico. Si fuera una boda: de los novios al cura pasando por los invitados, y quienes se oponen al enlace. El reportaje es la entrevista más la crónica en su grado máximo. En los reportajes, siempre incluir, en un despiece, la parte contraria, además del mayor número de voces.

        • Tres cosas en los artículos:
        • En presente
        • Referencia al libro que estoy leyendo o la música que escucho
        • Alguna referencia con la actualidad internacional del diario: el vocabulario de la pieza se sacará de una única noticia. Las palabras de la pieza también te rodean. Cógelas y bátelas: efecto sorpresa, como escritura automática. Abandonar las palabras aburridas. Enumeraciones «encantatorias»

         

        • Periodista Total: concepción del periodista como artesano. De guardia 24 horas
        • Cual Eduardo Chillida, horadar piedras, vaciar barrios, vaciar edificios, vaciar casas. Inventariar vidas. Regar estas vidas. Ensalzar estas vidas. Empoderarlas. Reportaje y crónica críticos
        • Bajar la literatura a ras de suelo
        • Del taller periodístico del editor Julio Villanueva Chang:

        No se trata de narrar bien, sino de destacar lo extraordinario de lo ordinario: detallar. Convertir el dato en conocimiento; la anécdota, en experiencia. La realidad siempre será superior al relato

         

        • Del taller periodístico del enviado especial Plàcid Garcia-Planas: mirada lateral-pensamiento lateral:

        Reto narrativo

        Dos herramientas para narrar el dolor: 1. Lírica, y 2. Reportaje (reportear)

        Honestidad en lugar de objetividad

        La vida es paradoja, cepa de paradojas

        Reporterismo es sensualidad

        Para expresar el dolor necesitas belleza

        Lo extraordinario viene de lo ordinario

        Literatura lo es todo: 1. Observación (reportaje) y 2. Ficción

        Tiene que haber cinismo

        Todo en primera persona

         

        • Del taller periodístico del periodista Juan Pablo Villalobos:

        Literario-literal

        Verosimilitud-veracidad

        Narrador (quien cuenta) y punto de vista (focalización)

        Uso de la elipsis (no contar algo, crea suspense; no saber qué pasó)

        Hacer visible la amenaza

        Servir de altavoz más que dar voz, porque voz tienen

        Cuando sabemos mucho, dejamos de ver

        Hasta dónde sufre cuando te cuenta

        Tomar el poder de la palabra, cuéntalo

        Ejemplo de Diego Enrique Osorno

         

        • Del taller periodístico del periodista Martín Caparrós:

        El ejercicio de la crónica es político, porque cambias el foco de lo que debe ser mirado

        Es la actitud de cazador, atención extrema

        Mirar en sentido amplio: recordar, leer, palpar, escuchar…

        Escribir en primera persona y no sobre la primera persona. La primera persona es un lugar desde el que se narra

        Es imposible un relato sin relator

        Lo subjetivo no es engaño, viene de sujeto

        Palabra exacta

        Escribo cada vez más fácil y corrijo cada vez más. Someter las palabras al ácido

        Leer en voz alta lo escrito para ver el ritmo

        Un cronista es un buscador de principios

        Pensar el texto en conjunto

         

        • Como en los tiempos de las prácticas con los corrillos al final de las ruedas de prensa, hacerse la pregunta: «¿Por dónde cogerlo?» (la idea)
        • Omitir los pasajes de altura con lo kitch
        • Omitir lo obvio, lo que está ahí
        • Similitudes con Las aventuras de Sherlock Holmes, de Conan Doyle
        • Según Eduardo Galeano, brevedad, condensación. El trabajo es de elección
        • Espaciar párrafos y destacar lo que es digno de mención (lo que no se nombra no existe)