Libros de referencia

Álex Grijelmo. El estilo del periodista. Editorial Taurus, 2006

Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española. Ediciones Espasa, 1992

Arturo Ramoneda. Manual de estilo. Alianza. Madrid, 1998

E. Martín y L. Tapiz. Diccionario enciclopédico de las artes e industrias gráficas. Ediciones Don Bosco, 1981

Fernando Lázaro Carreter. El dardo en la palabra. Editorial Círculo de Lectores, 1998

Fernando Lázaro Carreter. El nuevo dardo en la palabra. Editorial Punto de Lectura, 2007

Joan Baptista Xuriguera. Los verbos castellanos conjugados. Editorial Claret, 2007

Joan Coromines. Breve diccionario etimológico. Editorial Gredos, 2008

José Martínez de Sousa. Diccionario de tipografía y del libro. Paraninfo, 1981

José Martínez de Sousa. Diccionario de uso de las mayúsculas y minúsculas. Editorial Trea, 2007

José Martínez de Sousa. Libro de estilo Vocento. Editorial Trea, 2003

José Martínez de Sousa. Manual de estilo de la lengua española. Editorial Trea, 2007

Juan Luis Blanco Valdés. Manual de edición técnica. Ediciones Pirámide, 2012

Libro de Estilo de Abc. Ariel, 1993

Libro de Estilo de El Mundo. Unidad Editorial, 1996

Libro de Estilo de El País. El País, 2000

Libro de Estilo de El Periódico. Ediciones Primera Plana, 2002

Libro de redacción de La Vanguardia. Ediciones Ariel, 2004

Manual del español urgente, de la Agencia EFE. Editorial Cátedra, 2006

Manuel Alvar. Manual de redacción y estilo. Ediciones Istmo, 1998

Manuel Seco. Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. Editorial Espasa, 2001

María Irazusta. Las 101 cagadas del español. Espasa. Barcelona, 2014

María Moliner. Diccionario de uso del español. Editorial Gredos, 2000

Ortografía de la Lengua Española. de la Real Academia Española. Ediciones Espasa, 1999

Salvador Mendieta. Manual de estilo de TVE. Editorial Labor, 1993

Santiago Alcoba. Léxico periodístico

Sinónimos y antónimos Thesaurus. Editorial Ramón Sopena, 1999

Sinónimos y antónimos. Editorial Océano, 1999

Edición de textos

Actos terroristas: no “ataques terroristas”.

Alud: no “alud de nieve”.

Amigo: no “amigo personal”.

Apero: no “apero de labranza”.

Autorizar: no “dar luz verde”.

Calle de Balmes (siempre con “de”).

Cebarse en: no “cebarse con”.

Cita: no “cita previa”.

Como por ensalmo: no “como por encanto”.

Con relación a: no “en relación a”.

Conclusión: no “conclusión final”.

Crear: no “crear un nuevo”.

Déjame en paz: no “déjame solo”.

Desternillarse: no “desternillarse de risa”.

Disposición: no “disponibilidad”.

Dos muertos en un choque: no “dos muertos tras un choque” (“una cosa tras otra”, sí).

Efectivos: no “dos efectivos”.

El presidente, junto con Juan y Pedro, irá: no “el presidente, junto con Juan y Pedro, irán”.

El protagonista es uno solo.

El que rige es el último verbo: se centrará y destinará sus esfuerzos al coche (no “en el coche”).

El resto de los partidos: no “el resto de partidos”.

Emergencia: no “urgencia”.

En señal de repulsa: no “en repulsa”.

Énfasis: no “especial énfasis”.

Entrevistar a, pero “entrevista con”.

Escenarios: sólo en el teatro.

Está usted aquí: no “usted está aquí”.

Excesivo: no “sobredimensionado”.

Ficha técnica: no “créditos de la película”.

Filigrana: no “marca de agua”.

Gratis: no “coste cero”.

Hacer efecto: no “causar efecto”.

Hipótesis: no “hipótesis probable”.

Hizo un ataque y una defensa perfectos: no “hizo un ataque y una defensa perfectas”.

Honesto (decente en cuanto a sexo); honrado (decente en cuanto a cabal).

Ignorar es “no conocer”: no “Casillas ignora a Mourinho” (mejor “ningunea”).

Incriminar: no “criminalizar”.

Juzgar a, pero “juicio de”.

La colección de imágenes puede: no “la colección de imágenes pueden”.

La gente está harta: no “la gente estamos harta”.

La gente y el paisaje son: no “la gente y el paisaje es”.

Lista: no “listado”.

Llamarse a engaño: no “llevarse a engaño”.

Los médicos le diagnostican cáncer: no “fue diagnosticado de cáncer”.

Macedonia: no “macedonia de frutas”.

Maltrato infantil: no “abuso infantil”.

Mediación: no “intermediación”.

Medirse con: no “medirse a”.

Mendrugo: no “mendrugo de pan”.

Mostrar: no “poner en evidencia”.

Nada más: no “esto es todo”.

Nexo: no “nexo de unión”.

No deje este medicamento: no “mantenga este medicamento”.

No existe la mayúscula reverencial: no se pone mayúscula para darle importancia al cargo.

ONG: no “ONG’s”.

Optimar: no “optimizar”.

Perder: no “entrar en pérdidas”.

Plan: no “plan de futuro”.

Por omisión: no “por defecto”.

Portarse: no “comportarse”,

Post-Obama (guión cuando hay nombre propio).

Primero, el nombre; después, el adjetivo.

Primero, el verbo; después, el adverbio.

Prioridad: no “principal prioridad”.

Pro derechos humanos (separado cuando es un compuesto. Ejemplo: Pos Edad Media).

Problemas esporádicos: no “problemas puntuales”.

Puñetero: no “jodido”.

Quemaduras en el 40% del cuerpo: no “de su cuerpo” (evitar posesivos).

Recital de Lluís Llach: no “concierto de Lluís Llach”.

Récord: no “nuevo récord, récord histórico”.

Redactar: no “redactado”.

Repetir: no “volver a repetir”.

Resultado: no “resultado final”.

Reunión no oficial: no “informal”.

Sabor de chocolate: no “sabor a chocolate”.

Se recuperan cadáveres, no “cuerpos” (los cuerpos están vivos).

Sentarse a la mesa: no “sentarse en la mesa”.

Son interesantes las diferencias: no “es interesante las diferencias”.

Tarifa fija: no “tarifa plana”.

Tener relaciones sexuales: no “tener sexo”.

Tiene claros los titulares: no “tiene claro los titulares”.

Vergonzante, que se esconde, de modo vergonzante; tímido, vergonzoso.

Sintaxis periodística

-Identificarse como periodista.

-Primero se informa y después se comenta.

-No mentir.

-Titular sin el no, sin títulos de películas y sin infinitivos ni participios.

No empezar las frases en infinitivo ni adverbios ni preposiciones. No empezar por no. Si se empieza con adverbio, se pone coma detrás: “quizá, probablemente…”.

No “Invitan al Barça a la Copa”. Sí “El Barça, invitado”.

-Los titulares (subtítulos, etc.) no llevan punto.

-Iniciales para violadas y menores: cuando es un menor o un juicio, por si luego es absuelto y así no marcarlo de por vida. Espacio entre iniciales: J. F.

-Bautizar con otros nombres conceptos complicados.

-Las leyes y los cargos militares, en minúscula.

-En profesiones que no indican género variar sólo el artículo. Ej.: el juez-la juez (no existe juezo), el concejal-la concejal…

No “la Pantoja”.

-Acabar la frase con el signo de puntuación que toca. Si la frase termina con el punto de una abreviatura, no se añade punto final (no habrá dos puntos seguidos), pero sí el resto de signos, incluido los puntos suspensivos.

-Si el enunciado está completo, los signos de puntuación se escriben detrás de los signos de interrogación y admiración. Ej.: “¿Me habrá traído los libros?… Seguro que sí”.

¿Qué me dices!

Si hay varias interrogaciones separadas por coma, poner las frases en minúscula. Ejemplo: “Quedan dudas: ¿seguirá en el departamento?, ¿cambiará de canal?…”

-Hay coma delante de “porque” y “ya que” cuando se trata de oraciones causales “de la enunciación”. Ejemplo: “Ha llovido (causa, lo primero), porque el suelo está mojado (reacción, lo segundo)”.

Ejemplo: “El suelo está mojado (reacción) porque ha llovido (causa)”.

Las comas delante de “pero” dependen de lo larga que sea la frase. El “pero” se usa para oposiciones: “alto pero bajo”. Para el resto, “aunque”.

El complemento circunstancial también se separa con una coma.

Hay coma entre nombre propio y seudónimo “Leopoldo Alas, Clarín”.

No hay coma entre “pero” e interrogación.

Coma delante de “luego” y “mientras” cuando significan “por lo tanto” y “por otro lado”.

Todos los -mente, entre comas. (Se escribe: “sabia y prudentemente”, no “sabiamente y prudentemente”.)

Coma delante de “como” cuando este no significa “de la manera en que”. Correcto: “No José Bono como se publicó ayer” y “tiene tantos años como informamos ayer (los dos grupos de la frase van juntos)”.

            Se pone coma cuando se quiere que este “como” signifique =

No lleva acento “como” en: “verás como no viene”. Ni: “ni que decir tiene”.

Utilizar el “como” cuando hay posibilidad de comparar. Bien: “Como lelo”.

Las comas en los cargos cuando no puede haber más que uno.

Nunca coma entre sujeto y verbo, excepto si el sujeto es muy largo.

No poner coma delante de “y, o, ni” en grupos de palabras de la misma clase.

“Juan, Pedro, Manolo e Inés vendrán a la fiesta” (sin coma final).

-El truco para saber la preposición que lleva el verbo es hacerle la pregunta al verbo.

 

-No poner dos puntos detrás de una preposición.

-Cuando es dubitativo, con letras: “Uno seiscientos kilómetros…”.

-En la medición de versos, si la última palabra de un verso es de una sílaba, se suma una, porque es aguda.

-La erre se duplica en los compuestos: “autorretrato”. También con prefijos: “prorratear”.

-La conjunción “y” lleva coma en dos frases con diferente sujeto.

-Escribir mejor en presente. Si el hecho es pasado, en presente histórico o de ilusión, y si es futuro, en presente de anticipación.

-“En los barrios”, no “en nuestros barrios”.

-“De 20.000 a 30.000”, no “de 20 a 30.000”.

-Guiones largos dentro de paréntesis.

El paréntesis, para lo que está fuera del relato. Para lo que está dentro, guiones.

– —. (—.)

-“———.” Si las comillas abarcan toda la frase, el punto va dentro.

-Cuando se pone interrogante y admiración en paréntesis es con el de cierre: (?) y (!).

-No escribir nunca y/o.

-Juzgole no lleva acento con las nuevas normas de la Academia.

-Si se cree que variarán los acontecimientos cuando el lector lea el diario, indicarlo.

-La edad es dato fundamental. Escribir: “Juan, de 25 años”. Así, “Gobierno de González”, no “Gobierno González”.

(Sonreír al preguntar cosas impertinentes.) También es fundamental el número de habitantes de una localidad y el número de personas de una asociación (el dato se atribuye a quien nos lo dé y si lo ponemos nosotros, explicar cómo lo hemos contado). Poner también las filiaciones políticas.

-Concordancia verbo-sujeto. Si hay dudas, alterar la frase.

-Los colectivos se concuerdan en singular. Ejemplo: “La gente va”.

-“Los hombres y las mujeres murcianos”.

Cuando son sustantivos de distinto género, les corresponde el masculino.

Y “los hombres y mujeres”, no “las mujeres y hombres”. Cuando en la enumeración hay un masculino, utilizar el masculino siempre.

-“El embrujo, el aullido y el estupor extremados nos redimen”.

El adjetivo y el verbo es en plural cuando afecta a todos.

-“Ese coche y esa moto”, no “ese coche y moto”.

-Punto y coma después de varias frases separadas por comas cuando la frase final los abarca a todos.

-Si hubiera, habría-condicional improbable. (La forma si hubiera, hubiera, también es aceptada.)

Si hubiera habido, habría habido-condicional imposible.

No hablar en condicional: “esto habría agravado…” (condicional de rumor).

No es lo mismo sería (futuro) que habría sido (pasado).

Es correcto el condicional de cortesía: “Querría…”.

-Cantaras sin cantases. En una frase no pueden estar los dos.

-El verbo para la madrugada: habrá jugado.

-Los verbos, juntos. Sí “Finalmente, su economía se ha visto perjudicada”.

No “Su economía se ha visto finalmente perjudicada”.

No adverbio entre verbos, como “han cautamente llegado”.

 

-Canté (pasado concluido)/he cantado (pasado vigente).

-Gerundio: indica simultaneidad, no causalidad. Por eso está mal dicho: “acusándole a continuación”.

El gerundio, al ser adverbio (como todos los acabados en -mente), modifica sólo al verbo. Por eso está mal dicho: “la bocina sonando” y “llegó sentándose” (sería “llegó y se sentó”, simultaneidad).

Los adverbios, detrás del verbo: “El Rey ha inaugurado hoy” y “aprobó ayer”, no “ha aprobado ayer”.

Los adverbios no tienen género ni número. Por lo tanto: “son los mejor entrenados”, no “son los mejores entrenados”.

-El adjetivo modifica al sustantivo. Por eso no “trabajar duro” porque es un adj. al lado de un verbo. Sí “trabajar duramente” y “piedra dura”.

Adjunto es adjetivo, no verbo: “Le envío la lista adjunta”, no “le adjunto la lista”.

“Convicto” es adjetivo, por lo que se ha decir “preso”.

Verbo transitivo: es el verbo + algo: “Hacer algo…”. Por ejemplo, viajar es intransitivo porque no se puede “viajar algo”.

Dispara y hiere (porque la i forma diptongo)

¿Y Ignacio? (porque se sustituye por “dónde está Ignacio”)

-Verbos defectivos, los que sólo se conjugan en algunos tiempos como agredir y abolir.

-Bendito y maldito se usan como adjetivo: como verbos es “bendecido y maldecido”.

-Toda carga fonética que caiga sobre una vocal débil (i, u) corresponde a un acento. Una vocal fuerte (a, e, o), entre dos débiles, va acentuada. Ejemplo: Induráin lleva acento en castellano porque acaba en ene, ese o vocal (en euskera no lleva).

El diptongo son dos vocales juntas de la misma sílaba; el acento lo rompe, y llevará tilde según las normas de acentuación. Hay excepciones: “rehúye”.

El hiato, de sílabas diferentes.

Las formas acabadas en -iaco, mejor sin tilde.

-Para textos acotados, y se respetan signos de puntuación: […]. El corchete, siempre en medio de la cita. Si es antes o después, se omite.

-En “este último” este no se acentúa porque no es pronombre, sino adjetivo.

-No mezclar estilo directo con estilo indirecto. Ejemplo: “me dice que le gusta el libro “cuando lo leo””.

-En el pleonasmo mejor incluir adj. posesivo.

La atanaclasis es la repetición de una palabra pero con otro significado. Ej.: “más cuentas de la cuenta”.

-Dos puntos después de la fórmula de comienzo de cartas.

-Las siglas, sin puntos ni espacios. Si la sigla está lexicalizada (ya es una palabra), la primera en mayúscula y el resto en minúscula.

-Símbolos: l (litro), sin punto ni plural. Es invariable (no se puede cambiar a may. o min.).

-El artículo se pasa a masculino cuando “la” va delante de un sustantivo que empieza por “a” tónica, como en “el hacha”, sin olvidar que “hacha” es femenino. Ej.: “se ha hallado el hacha con la que…”.

Cuando va acompañado de adjetivo, el artículo concuerda con este: “una hacha afilada”. Hay excepciones (pág. 71 de Manual del español urgente): “esta ave”, la a, la hache, La Haya.

Mucha hambre.

Toda el agua.

Ciudades:

La ciudad es masculino cuando no acaba en -a átona. Ejemplo:

Todo París/toda Barcelona.

Área: es femenino, pero se puede decir “el, un, algún y ningún área”.

El agua, pero esta agua.

Aula: es “el o la aula”, pero “esa aula”.

-Conque: por consiguiente, así que. “Te sacó del apuro, conque agradéceselo”.

-Evitar el “como muy”.

-Recentísimo, de reciente.

            Calentísimo, de caliente.

            Fidelísimo, de fiel.

            Pulquérrimo, de pulcro.

            Paupérrimo, de pobre.

            Simplicísimo, de simple.

            Nobilísimo, de noble.

            Sacratísimo, de sagrado.

            Valentísimo, de valiente.

            Libérrimo, de libre.

            Celebérrimo, de célebre.

-El plural de ultimátum, vademécum, corpus, accésit y desiderátum, igual.

En latín, las palabras en plural se mantienen igual.

Zodíaco y déficit no tienen plural (pág. 75 de Manuel Alvar)

El plural de “cualquiera” es “cualesquiera” en el caso de que no sea pronombre.

Ej.: “Cualesquiera que sean los motivos”.

Si el topónimo está en plural, que el artículo concuerde: “los Estados Unidos”. Algunos topónimos llevan artículo no oficial, como “la India”.

Y nunca “ex” delante de un topónimo. No “ex Yugoslavia”, sino “la antigua Yugoslavia”.

Pekín, pero “pequinés”.

-Noes/síes.

-Libros de roceavo, que es la décima parte de algo.

-“Un periódico cuya sede”, no “un periódico que su sede”.

-“Fue por entonces cuando ocurrió”, no “ocurrió por entonces”.

Es por entonces, no “es entonces”.

-“Se contrató/se recibió… a varias personas”, no “se contrataron…”. Igual que “se tardará varios años” (es la excepción).

Cuando empieza por una pasiva refleja es en singular en caso de que haya complemento preposicional: “Se obsequió a los niños”. Lo mismo ocurre con el verbo haber al comienzo de una frase.

“Hubo grandes lluvias”, no “hubieron grandes lluvias”. (Los verbos haber y hacer son singulares cuando son verbo principal.)

-“El resto de los jueces”, no “el resto de jueces”.

-Verbos + preposiciones en pág. 79 del Manual del español urgente.

-Evitar la duplicación de letras en las transcripciones.

Usar el castellano siempre que exista traducción.

-Está mal dicho: “A lo largo de su breve…”. Es incongruente.

-Según el protocolo:

“ante” para el embajador de España en la Unión Europea y las Naciones Unidas.

            “cerca de” en el caso de la Santa Sede: “El embajador cerca de la Santa Sede”.

-No “a” + sustantivo. Ejemplo: “barco a vela”. Sí “barco de vela”. Avión de reacción: no “avión a reacción”. Máquina de vapor: no “máquina a vapor”.Y “pantalón de rayas”… Pero sí “olla a presión”.

-No “a” + infinitivo. Ejemplo: “camino a seguir”; “temas a discutir”. Cambiar “a” por “que”.

-Que atraviesa: no “por la que atraviesa”.

-La escala de Richter no tiene máximos ni mínimos.

-Se espera/se experimenta siempre algo positivo.

Experimentar: no “sufrir mejoras”, oxímoron.

-Evitar “es que” y “como que”, “como muy” “como más”, “muy otra” (la realidad fue muy otra), “yo diría que”.

-Evitar mayormente y mismamente.

-No puedo menos de tratar, no “no puedo menos que tratar”. Otros que sí están bien:

            Es por esto por lo que

            Es por entonces cuando

            Es así como

            Es aquí donde

            Una vez que

            Tan pronto como

            Estar seguro de que

            Se encontró con que

            Me olvidé de que

            Me da la sensación de que

            Amenazar con que

            Fijarse en que

            Especular con que

            Confiar en que

            Coincidir en que

            Percatarse de que

            Acordarse de que

            Insistir en que

            Alegrarse de que

            Apropiado para que

            Atento a que

            Impresión de que

Tener fe en

Persuadido de que

Pensar que

Recordar que

Decir que

-Nadie más, nunca más y nada más. No al revés: más nadie…

-El imperativo no lleva negación. No “No romped el papel”, sino “no rompáis el papel”. Pero sí cuando son fórmulas impersonalizadas de mandatos: “No fumar”.

El imperativo sólo son dos formas: canta tú y cantad vosotros.

No poner imperativo en una oración subordinada. No “te ruego envía”, sino “le ruego que me envíe”. No “quienes tengan buena voz, cantad”, sino “que canten”.

No utilizar el infinitivo en lugar del imperativo. No “salir de aquí”, sino “salid de aquí”.

El imperativo con el pronombre os es “saludaos”, no “saludaros” (se cambia erróneamente la de por una erre).

-Nunca elidir el verbo auxiliar, sólo si están muy relacionados los verbos con los que se relaciona. Ejemplo que está bien: “Ellos han comido y bebido”, pero “ellos han controlado el balón, han esquivado a los defensas y han marcado gol”.

-No utilizar el “amara, hiciera…” en lugar del verbo que corresponde: amó, hizo… en frases como: “como hiciera en la campaña anterior”. Bien: “como hizo en la campaña anterior”.

-Explíquemelo, no “me lo explique”.

-Levantémonos, no “levantésmosnos”. Y vendámoselo, no “vendámosselo”.

-Fue homenajeado, no “está siendo homenajeado”.

-Después de, no “después que” o “después de que”.

-Decir que, no “decir de”.

-Tener + participio es incorrecto. “Tengo cogido…”.

-Llevar + gerundio no lleva durante porque es reiterativo. “Llevo trabajando durante dos años”, no. Sí: “Llevo trabajando dos años”.

-Lleva consigo, no “lleva con ella”.

-Busco un albañil (uno cualquiera)/busco a un albañil (uno concreto)

“Busco una secretaria que se llame” y “busco a una secretaria que se llama”.

-Sí: “La guerra europea. Ensayo de crítica política”. No: “La guerra europea. Un ensayo de crítica política”. 

-Solo asesinan las personas. No “la bala asesina”.

-El antetítulo, antecedente del título, debe ser muy genérico.

-No escribir “madre de dos hijos”, sino “madre de dos niños”.

-2h 10min 1s

-Tabla de conversión de medidas (pág. 213 EL PERIÓDICO)

-Para + verbo. No “para nada”, sino “en absoluto”.

-El pero en esta frase es un catalanismo: “No hay que hacer caso, pero, de lo que dijo”.

-Si un sustantivo lleva un complemento de nombre y un adjetivo, el adjetivo es el que va al lado. No “valorar el éxito por las cifras de participación y económicas”, sino “valorar el éxito por las cifras económicas y de participación”.

Los complementos del verbo, junto al verbo. No “No ha de demostrar lo que vale de golpe”, sino “no ha de demostrar de golpe lo que vale”.

-No “le esperó durante una hora y cuarto” (nunca un/a con fracciones de hora). Sí “le esperó hora y cuarto”.